Bienvenido
51
52
53
54
55
56
57
58
59
60
61
62
63
64
65
66
67
68
69
70
71
72
73
74
75
76
77
78
79
80
81
82
83
84
85
86
87-88
89
90
91
92
93
Contactar
Buscar
94


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates

Poemas / Fernando Fernández Imprimir E-Mail
 

Palo de Brasil

Siete años la planta al lado
de la ventana: alborozo en silencio y más bien sordo
de hojas verdes,
                           desmelenadas, con una línea
cada una amarilla
cruzándolas en medio,
y sin ningún olor,
                              sobre todo sin ningún olor;
tenía que haberme llamado la atención
ya entonces el contraste
con su apellido fragante, en el que aroma ya la Dracaena
fragrans, pero ni siquiera
me detuve a pensarlo;
                                    y un día, lo inesperado;
tres brotes simultáneos
nacidos de la prolongación del centro mismo de las ramas,
me descubren de pronto tres guirnaldas
                                                                de cuatro o cinco pares
de flores cada una, antes de una semana
escandalosamente
aromadas.

 

Parada en Ocuituco

No pensaba parar
en Ocuituco, en el templo agustino
y su convento,
aunque esta vez no viera
la famosa fuente de cinco siglos;
y ahora, solamente unos minutos
más tarde, me alegro
de haberlo hecho:
     en el patio del claustro,
a la vista de un cielo azul
con cirros
      desflecados y largos
en el que brilla un sol
todo menos de invierno,
    sin razón aparente
un instante me siento
complacido y sereno;
                       las paredes
del claustro deslavadas, gruesos los muros
con sus arcos
de medio punto,
   y en el centro del patio
aquella fuente de quinientos años,
sin agua, con tres pares
de leones de piedra,
           y ese eco
concéntrico de nada
del silencio perfecto
          que asciende
por los muros y los contrafuertes del patio,
extendiéndose luego por la bóveda
de cañón corrido
    de los pasillos
del claustro bajo, todavía
con rastros de su pintura de su siglo;
un silencio perfecto,
quiero decir, en cuya superficie
me reconozco,
y a cuya hondura
bajo a beber para sentirme,
súbita, extrañamente complacido,
sereno,
pleno.



 
< Anterior   Siguiente >

http://revistaluvina.com.mx/foros, Powered by Joomla! and designed by SiteGround web hosting